Conocida como “ave fantasma” de Aysén por el gran desconocimiento que existe sobre la especie, su último registro oficial fue en 1939.